Mujer

Lo que las mujeres NO queremos escuchar (entre nosotras)

Muchas veces he escuchado a mujeres del mundo decir múltiples frases como “la mujer planea, el hombre cae”…. No quiero empezar con que si las frases son feministas o machistas, ése no es el punto de este post. Lo que sí es, es una forma de explorar el por qué las mismas mujeres, en algunos casos, creemos que esa planeación ya viene con un manual de vida desde la concepción ¿no les ha pasado?

La mujer nace, crece, encuentra marido, se reproduce, enviuda y muere. Así dicen los libros de educación cívica.

Perdón por el sarcasmo, pero cualquiera que haya estudiado en un colegio de sólo mujeres católico como el mío y venga de un país tradicional entenderá de lo que estoy hablando. Y de ser así, planear todo lo que queremos planear sería mucho más simple, pero no. La realidad hoy es otra.

Cuando las mujeres hoy en día planeamos, ya no es, para el bien de muchas y mala suerte de otras, con ese manual incrustado en el inconsciente. Trabajamos cada vez más, tenemos más oficios, viajamos a más lugares, y tenemos más mundo para conocer maridos; y en cuánto a la reproducción…decidimos si hacerlo o no.

¿Y cuál es el error en todo eso?

En realidad, ninguno. El error sí recae en todas esas mismas mujeres que decidimos no escuchar a la otra y juzgarnos. Sí, hablo de mujeres. Mujeres que no apoyamos a otras mujeres…Porque si tocamos desde este origen a los hombres, es como pedir que el vecino arregle tu desorden en casa… Comencemos desde nosotras ¿qué de malo son los caminos, los antiguos y nuevos?

Lo único malo es cuando creemos que existe un único camino absoluto. Pues es tan sencillo como recordar que la vida no es el Mago de Oz y no existe el camino amarillo. Existen múltiples colores, como diversidad de mujeres existen.

De esta forma, corroboramos que para llegar a tolerarnos con otros géneros, la tolerancia empieza entre nosotras. Compartamos el diálogo de experimentar el no tener un camino comprado y también las experiencias de vida.

Lo único que puedo aportar desde mi punto de metodología de enseñanza, es que las personas aprenden en base a sus experiencias y nadie pasa por las mismas ni en las mismas circunstancias en esta vida. Aprendamos a escucharnos y respetarnos, no digo comprendernos, pero sí a respetar la decisión de la otra. Sólo así podrá empezar un verdadero cambio a la igualdad.

Si tienes alguna amiga que creas que no entienda tu estilo de vida, sea tradicional o diferente, comparte con ella este post. La primera enemiga de una mujer no puede ser otra mujer. Y no sólo de palabra, sino también de acciones. TO-LE-RAN-CIA.

¿TE GUSTO ESTE ARTÍCULO ? COMPARTELO EN

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *