Home / Mujer

La mejor versión de ti misma es la más desordenada

Así como se lee ¿Se han dado cuenta cuántas veces al día las mujeres tenemos que mantener una imagen de orden? En la casa, en el trabajo, ante los hijos, ante el esposo, la familia, la tía, la prima, la fulana y la otra fulana cuyo nombre nunca nos acordamos. Inoportuna realidad, no hay casi ni un momento en el día en que nuestro cerebro no este computarizado bajo el comando “mantente ordenada” (se me vino la voz de GPS español de mujer a la cabeza)

Lo tenemos tan insertado en nuestro chip (¡wow! Se nota que he tenido mucho trabajo hoy) que olvidamos que ante todo somos como nuestros pares, totalmente humanas. Y créanme que pasa, hace no mucho fui a un evento donde las mujeres al bailar no lo hacían con corazón, lo hacían mirando al lado y buscando lo que llamo “aprobación social” … nada más triste para algo tan delicioso como el arte de la danza. Y así como se construyen esa imagen, “destruirla” por unos segundos, tampoco es tan mala idea. Por el contrario…

Cuando una mujer sonríe, dice mucho, pero cuando suelta esa carcajada, ésa que nos han negado desde el colegio católico de mujeres a tener (al menos en mi caso), es ASOMBROSO. Es una forma individualista de decir yo existo; estoy aquí; soy un ser de carácter y bienestar.

El resultado de esa risa, ésa que quizás ni una misma conocía, no sólo es contagiosa, sino que nos da ese sentido común hacia un goce único.

Y si nos despeinamos, hemos llegado al éxtasis. Entonces, ¿por qué negarnos a hacerlo?

La próxima vez que alguien te diga “no te rías así”, ríe más fuerte. Encórvate, suéltala y desdobla tu espalda hasta curvarla por toda la onda sonora que produces con tu risa única, porque también se me olvidaba decirte, las risas son únicas. Nadie va a producir lo mismo que tú y por eso es que tu risa siempre llamará la atención. Pero no te intimides, disfruta tu momento de placer. Disfruta el decir soy feliz en este momento.

El mundo lo necesita escuchar, yo lo necesito escuchar y estoy segura que tu también 😉

¿TE GUSTO ESTE ARTÍCULO ? COMPARTELO EN

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *